Noticias

O’Higgins celebró con una “fiesta privada” su estreno de 2015

Publicado Domingo, 04 de enero de 2015

Sin público se impuso en El Teniente a Unión La Calera y sembró en su hinchada una nueva ilusión…

 Aunque la “invitación” decía que era una fiesta privada, los hinchas no pudieron controlar su entusiasmo y casi un centenar de ellos llegó hasta los portones de El Teniente a hacer retumbar sus bombos y gargantas para celebrar la primera victoria de O’Higgins en la temporada.

En rigor, la sanción de jugar a puertas cerradas no pareció afectar demasiado al equipo de Facundo Sava, que en su estreno mostró la concentración, aplicación y consistencia que no siempre tuvo en el semestre anterior. A despecho de la falta de aliento masivo, el cuadro se movió con seguridad en la cancha y dio cuenta de La Calera con un golazo en cada tiempo, pero en definitiva el 2-1 fue mezquino respecto a las posibilidades que se generó el ataque celeste.

La demora en el “transfer” de Hugo Droguett desde Corea permitió que Sava confirmara a Chago Lizana en mediocampo y conservara la estructura ofensiva con la vuelta del goleador Pablo Calandria con Lezcano y Lizio como edecanes…

En un partido intenso donde La Calera también luchó arriba, e l primer gol nació de un pelotazo de 40 metros de Lizana en busca del pique demoledor de Gastón Lezcano, quien controló el balón de pecho antes de clavar el remate bajo que perforó el arco calerano. Y el segundo tanto lo gestó el mismo Gato Lezcano para habilitar en diagonal a Damián Lizio, que dribleó en el área antes de encajar un remate certero para el 2 a 0.

Más tarde -en forma previa al descuento de Pineda tras una atajada magistral de Jorge Carranza-, O’Higgins pudo convertir su ventaja en una goleada, a través de un derechazo de Lizana que desvió el portero Aguilera con un vuelo sensacional, y de un “balazo” de Lezcano que rebotó en el hombro del arquero y salió al corner.

Y aunque los celestes no lograron consolidar una diferencia mayor, tras el descuento supieron reforzar su organización defensiva con el ingreso de San Juan y no sufrieron angustias para mantener el 2-1 definitivo. Como siempre, las virtudes colectivas se asentaron en el alza de los rendimientos individuales, donde el retorno de Pablo Calandria fue determinante, mientras que Leal y Fuentes volvieron a ganar la batalla de mediocampo y la línea de fondo no tuvo fisuras.

En suma, un debut prometedor que O’Higgins disfrutó intensamente en una “fiesta” privada que marca la primera alegría de un nuevo ciclo cargado de ilusiones y expectativas…

 

Compartir:
  • Imprimir
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks

« Volver

  • Entrena como un profesional
  • Derechos y Deberes